Mis watsapp con mamá

penguin-random-house-8582-747982-1-product

ALBAN ORSINI, Mis whatsapp con mamá

 

Mis whatsapp con mamá es una novela para leer en el móvil. No se lleven las manos a la cabeza, que esto que acabo de decir no es tan desquiciado como puede parecer. Cada página de las que aquí tenemos es una pantalla de una conversación de Whatsapp, y no pueden negarme que no estamos más que acostumbrados a leer esto en las pantallas de nuestros móviles. No digo que no pueda leerse una edición en papel pero, qué quieren, creo que la cosa pierde su gracia y, yo al menos, no he desaprovechado la ocasión para leérmelo en el móvil, con esa apariencia que tiene que hace imposible distinguir si estoy leyendo una novela o revisando de manera obsesiva mis mensajes (sí, ya sé que me ganaré odios por esto último).

Pero he comenzado con mucha alegría diciendo que se trata de una novela. Deberíamos analizar un poco más detalladamente esto. ¿Tenemos una historia? Sí. ¿Tenemos unos personajes? Sí. ¿Tenemos un desarrollo psicológico de los personajes, para poder hablar así de una trama compleja? Mmmmm… sí. ¿Entonces? ¿Tenemos una novela? Bueno… eso habría que discutirlo. Por su presentación gráfica (ya he explicado que lo que se nos presentan son conversaciones en la red social), no disponemos de ninguna voz narrativa (que tampoco tiene por qué ser necesaria), pero tampoco de diálogos muy elaborados. Además el texto está escrito con las abreviaturas típicas de los móviles, cuajado de emoticonos y plagado de esos errores a los que nos condenan los correctores automáticos de estos aparatos. Páginas para leer de forma rápida, en apenas unos segundos, a manera de chistecillos. Todos aquellos vicios lectores que a los que nos ha inducido la era de Internet están condensados en esta novela, si es que podemos llamarla así.

Seguro que con todo lo dicho más de uno ya la ha puesto en su lista de material desechable, de aquello que debe ser eliminado. Pero no lo hagan tan rápido, pues si bien es cierto que aparece todo esto, no es arbitrario, sino que obedece al deseo de expresar de manera natural (y cómica, muy cómica) la relación entre una madre y su hijo, y los sentimientos maternales y filiales que en ella se dan.

Aunque yo la pondría mejor en el cajón de los cómics. Por su sencillez, por su presentación gráfica y porque comparte con estos algo que no comparte con las novelas: la reducción de la psicología del personaje a unos breves trazos lingüísticos y frases cargadas de sentido, pues no hay sitio en ellos para explayarse, y el hecho de que el marco físico (o gráfico, más bien, si me hacen caso y lo leen en el móvil) tiene tanta importancia o más que las palabras en sí.

Una cosa sí es seguro: pasarán un buen rato leyendo esta novela-cómic. Y si además lo hacen en el móvil y son un tanto avezados mirando por el rabillo del ojo, podrán disfrutar de las miradas de desprecio que de seguro una gran cantidad de gente les lanzará por vivir enfrascados en su teléfono y no parar de reír con la sarta de tonterías que ahí encuentran, en lugar de leer un libro, a poder ser bien sesudo, como hace la gente de bien.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s