Al Límite

al-limite-pynchon

THOMAS PYNCHON, Al límite

Quinientas páginas tenía la última novela del admiradísimo por tantos Thomas Pynchon, tenido por tantos como un autor brillante y difícil, y no he conseguido pasar de la número doscientos veinte. O veintiuno, o veintidós… no lo recuerdo con tanta precisión. Lo que sí recuerdo es por qué creo que no volveré a enfrentarme a otra novela suya. O quizá sí, porque sorprendido por una decepción que no esperaba me he lanzado a buscar algo sobre ella en Internet, y la mayoría de los comentarios coincidían en que no se trataba de la mejor novela de Pynchon.

Es probable que alguno esté pensando ya que no tengo la capacidad necesaria para enfrentarme a una novela de Pynchon, y quizá tenga razón, pero es que lo que he leído no me ha parecido difícil en absoluto, sino más bien pretencioso. La novela va sobre una investigadora que ya no debería ser investigadora porque le han retirado la licencia y que se dedica a investigar pequeñas estafas. Parece que la “contratan” para investigar algo mucho mayor y, a partir de ahí, pues ya no sé qué sucede, pues no era capaz de mantener la atención en el texto de puro aburrido y carente de interés.

Uno de los motivos que me atraían de leer a Pynchon era esa dificultad que todos le suponen (repito, he visto por ahí que no es su mejor novela, y con sinceridad espero que sea muchísimo peor que todas las demás). No sé por qué, pero cuando me presentan una novela como “difícil” me entran unas ganas locas de enfrentarme a ella. Sin embargo todo lo que he podido ver aquí era un cúmulo de escenas que no entiendo muy bien a qué venían, pues muchas veces creo que no aportaban nada a la novela, y un recrearse en la descripción y exposición de lo que podríamos llamar cultura popular. Pero cultura popular estadounidense, o neoyorquina más bien, con lo que quien se sienta ajeno a ella perderá el interés casi automáticamente (además, en otro orden de cosas, creo que Stephen King la refleja mejor). Y todos estos referentes populares se multiplicaban hasta el infinito, haciendo de la lectura algo tedioso, principalmente cuando pretendían hacer un chiste: “–Sólo intentamos establecer la cronología de los hechos –la calma el poli bueno”, he llegado a leer. Este fue, de hecho, el comentario-chistecillo que me hizo decidir que hasta aquí había llegado, mi última frase leída, por eso la recuerdo.

Lo cierto es que no quiero entrar en analizar nada, puesto que no he terminado la novela, pero me he quedado con la desagradable impresión de que la imagen del señor Pynchon es, más que nada, pura pose.

Anuncios

2 comentarios en “Al Límite

  1. Thomas Pynchon es, sin duda, uno de los autores que más me costaría catalogar. Desde luego no conozco toda su obra, incluso diría que más bien poco de ella, pero creo que su estilo se reconoce de forma rápida.

    Si bien no conozco la obra a tratar, si te diré que con “Vicio propio” me pasó algo parecido. Varias veces estuve a punto de dejarlo, muchas cosas sin sentido y un estilo demasiado… POP (no es la palabra que busco, pero es la que voy a utilizar…), aun así, me alegré de llegar hasta el final. Del mismo modo que el resto de su novela me iba dejando entre perdido e intrigado, el final no podía estar más dentro de lo que esperas de alguien que escribe así. Lo ODIE, lo odie durante unas semanas incluso, y luego, de repente, a medida que mi cabeza fue procesando información lo entendí todo.

    No puedo decirte nada sobre “Al límite”, pero si alguna vez sientes las ganas de volver a probar con Pynchon, “Vicio Propio” no esta mal. Aunque creo que esta sobrevalorado, yo casi siempre doy una segunda oportunidad.

    Nos seguiremos leyendo.

    1. Tomo nota. Evidentemente no voy a lanzarme de inmediato a leer otra novela de Pynchon después de la decepción provocada por ésta (aunque puede que parte de la culpa la tengan las inmensas espectativas que tenía sobre este novelista después de todo lo que había oído sobre él), pero puede que en unos meses me decida a seguir tu recomendación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s