Autobiografía de una pulga, Memorias de una cantante alemana y breve resumen de La sonrisa vertical

48474443

ANÓNIMO, Autobiografía de una pulga

Jj41TZK

WILHELMINE SCHÖEDER DEVRIENT, Memorias de una cantante alemana

Hasta la página 22 de Autobiografía de una pulga y hasta la 30, más o menos, de Memorias de una cantante alemana. Esta vez no he intentado terminármelos. Si recuerdan lo que dije de Fanny Hill, esto es exactamente lo mismo y no estaba dispuesto a leer cientos de páginas de abuso de metáforas sexuales.

Autobiografía de una pulga es la historia de una pulga que está en el cuerpo de una mujer, porque supongo que en el de un hombre no sería lo mismo, y nos cuenta las hazañas sexuales de la chica. Ya nos avisa que no va a explicarnos por qué tiene conciencia humana, pero no dice nada de cómo es capaz de ver los pezones y el interior de su vagina al mismo tiempo. Todo ello edulcorado con frases de alto calado artístico del tipo “Bella lanzó un gritito al notar la vigorosa incursión en sus encantos secretos”, y otros por el estilo.

Memorias de una cantante alemana va por los mismos derroteros. Se trata de la vida y hazañas sexuales de… pues de una cantante alemana. Y tampoco nos ahorra elevadas metáforas incapaces de tentar a nadie.

En mi situación geográfica no he podido hacerme con los tomos de El año del Calipso, ni Maravilla en el país de las Alicias, así que aquí doy por concluido mi recorrido por esta colección de novela erótica con la que El País nos ha agasajado. Los únicos que en verdad me han llamado la atención han sido Historia de O, Las amistades peligrosas, Llámalo deseo y La Venus de las pieles, y de esos cuatro el único realmente erótico, quiero decir, que tenía el erotismo como factor fundamental, era Llámalo deseo. Tras decir esto parece que debo admitir que el erotismo por el erotismo no tiene mucho fundamento, o al menos no lo tiene para mí, pues las novelas que me han motivado son las que lo usaban como excusa para ir más allá. Es más, la que más me ha gustado, Las amistades peligrosas, ni siquiera puede decirse que sea una novela erótica.

Como conclusión, diré que este tipo de novelas son de esas que, una al año no hacen daño, pero tragarse una por semana puede producir serios empachos, y quizá ese sea mi caso y el motivo por el que no he podido ni siquiera plantearme el terminar las dos últimas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s