La invención de Morel

la_invencion_de_morel

BIOY CASARES, ADOLFO, La invención de Morel

Un hombre perseguido por la justicia por un crimen que no ha cometido oye hablar de una isla desierta a la que nadie quiere ir debido a alguna terrible enfermedad, pero, debido a su situación, él decide huir a ella. Una vez allí, descubre que hay gente viviendo allí, entre los que destacan dos personas: Faustine, de la que se enamora, y Morel, quien parece liderarlos. Con el paso del tiempo descubre que la isla está deshabitada, y que lo que ve son imágenes de quienes estuvieron allí por el tiempo de una semana, reproducidas hasta la eternidad por unas máquinas que Morel inventó para hacerlos a todos inmortales. Tras descubrir esto, el protagonista comienza a investigar el funcionamiento de las máquinas para grabarse a sí mismo en esa última semana de las vidas de los protagonistas y poder pasar así la eternidad junto a Faustine.

Esta brevísima novela puede llegar a ser muy estimulante para los amantes de la ciencia-ficción por sus similitudes con la conocidísima La isla del doctor Moureau, y para los jugadores, por la similitud narrativa con videojuegos como Myst. Pero aparte de eso, no decepcionará a nadie que pretenda pasar una tarde (bastan tres o cuatro horas por delante para dar buena cuenta del libro) con una interesante historia que, sin bien no creo que sea una obra maestra, como afirma Borges, sí que es una obra literaria de gran calidad.

Como ya he mencionado, muchas cosas en ella evocan a la famosa historia de H. G. Wells: un protagonista que naufraga en una isla, unos personajes misteriosos viviendo en ella, un funcionamiento en apariencia extraño de la “sociedad” de la isla y un personaje que parece controlarlo todo. Pero todas estas similitudes son tan sólo externas, pues si bien Wells había construido una metáfora sobre el ansia humana por alcanzar la divinidad, la historia que cuenta Bioy Casares no parece trascenderse a sí misma. Resulta muy interesante, sí, incluso hipnótica, pero los detalles que indican que pueda ir más allá de la mera aventura son mínimos, lo cual en absoluto le resta valía. La disposición de la información a lo largo del texto es perfecta, la presentación del misterio es perfecta, la pintura psicológica del protagonista es perfecta, incluso el desdén por su historia pasada y la aparente simplicidad de su resolución final ayudan a su perfección: no hay nada que pueda descentrarnos del problema central de la historia, todo se presenta como una mecánica perfecta, más propia de una estructura teatral sin fisuras que de las libertades que nos ofrece el campo de la novela.

Anuncios

2 comentarios en “La invención de Morel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s