La fuerza de la sangre

9788499864624

MIGUEL DE CERVANTES, La fuerza de la sangre

Mientras leía La fuerza de la sangre, como se trataba de una de las Novelas ejemplares de Cervantes que nunca antes había leído (no las había leído todas, cosa que estoy subsanando), tenía la impresión de estar ante una obra de teatro novelizada. No sólo se trataba de su extensión, más breve que las anteriores, sino de que la distribución de los hechos narrados, e incluso su resolución en el último segundo, encajaban perfectamente con los esquemas de algunas comedias españolas, como por ejemplo Los cabellos de Absalón, por poner un ejemplo del que hablé hace no mucho.

Rodolfo, cuando pasea con sus amigos, se cruza con Leocadia y su familia, de la que se encapricha, así que con la ayuda de sus compinches la rapta, se la lleva a casa y se acuesta con ella, dejándola marcharse al día siguiente. Leocadia, que ni siquiera sabe quién la ha violado, queda embarazada, y Rodolfo parte para Italia para conocer mundo y convertirse en un buen caballero. Cuando el niño que tiene Leocadia cumple siete años, es arrollado por un caballo y auxiliado por “un caballero anciano que estaba mirando la carrera”, que lo lleva a su casa y que resulta ser su abuelo, el padre de Rodolfo. Tras una serie de manejos hasta que se descubre la situación, los padres de Rodolfo lo harán llamar para que acuda a casarse con la que le han seleccionado como esposa, que no es otra que Leocadia.

Como ven, la primera parte perfectamente podría ocupar el primer acto de una comedia y, varios años después, la segunda parte ocupar el segundo y tercer actos. Además, en la segunda parte la tensión dramática va aumentando paulatinamente hasta que se resuelve por medio de la anagnórisis final en la última página. A pesar de ello hemos tenido la suerte de que Cervantes hiciera una novela con esta historia y no una comedia, pues en sus otras comedias sus versos no resultan muy fluidos, cosa que indudablemente sí es su prosa.

No entraré en lo acertado o no de su resolución final, sin que haya ni una sola censura de la violación de Leocadia o ninguna justicia, pues me parece una discusión fuera de lugar. Las cosas suceden conforme a la norma teatral, quedando resuelto el caso con el matrimonio, recuperando Leocadia así su honor, y todos felices. Cosas parecidas suceden en La vida es sueño, o Don Gil de las calzas verdes.

Una frase me ha llamado la atención, y me resultó bastante divertida por aparecer en un texto de Cervantes, tan ajeno a las cuestiones económicas y políticas actuales: “que siempre los ricos que dan en liberales hallan quien canonice sus desafueros y califique por buenos sus malos gustos”. No me digan que no tiene su guasa esta especie de predicción, hecha desde el siglo XVII, de nuestra sociedad actual, en la que un sinnúmero de obreros que parecen no saber serlo apoyan las decisiones de liberales ricos que no pueden sino ir en su contra. Antes de que ninguno se rasgue las vestiduras, ya sé que a la palabra “liberal” en Cervantes no se le puede aplicar el sentido actual, sino el de “generoso”, y que lo que viene a decir más bien es que esta gente apoya a quien le favorece sin importar la justicia de sus decisiones, siempre y cuando continúe favoreciéndoles (algo bastante aplicable hoy en día también, por otro lado), pero me resulta difícil ceder a la tentación de descontextualizar la frase para darle ese otro sentido más venenoso.

La historia funciona como un mecanismo de relojería (de comedia, en realidad), y el lenguaje es de lo más sencillo, convirtiéndola en una lectura tan interesante y cómoda que no encuentro motivos por los que nadie podría rechazarla.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s