La señora Cornelia

miguel-de-cervantes-la-senora-cornelia-ed-colihue-266-MLA4671316334_072013-F

MIGUEL DE CERVANTES, La señora Cornelia

De nuevo tenemos a dos amigos, de nuevo universitarios y de nuevo viajando. Don Juan y don Antonio viajan a Bolonia, y en una noche don Juan recibe un bebé y toma parte en una pendencia en la que varios hombres atacaban a uno solo, intercambiando por error sus sombreros en el transcurso. Cuando llega a casa, descubre que don Antonio ha acogido a una dama que trae una singular historia y ambos comparten lo que a cada uno les ha sucedido. Pendencia, bebé y dama pertenecen todos al mismo conflicto, uno, a mi parecer, demasiado guiado por las casualidades, porque en verdad todo lo que sucede en esta novela sucede por casualidad, lo que me hace verla quizá como la más floja hasta el momento de las Novelas ejemplares.

En realidad poco tengo que decir de ella, pues si bien resultaba interesante seguir el sorpresivo transcurso de los acontecimientos narrados, con el interés puesto en el posible desenlace, nada que no fuera la mera historia me venía a la cabeza. Y así ha permanecido la cosa hasta ahora. Quizá se trate de la novela de la colección que menos me ha llamado la atención.

¿Quiere esto decir que la novela sea mala? En absoluto. Lo que sucede es que, entre tantas maravillas como componen el volumen de las Novelas ejemplares, no luce. O esa sensación me ha dado. Como se puede comprobar por el escaso resumen del argumento que he llevado a cabo (escaso porque si lo continúo creo que la novela perderá su principal atractivo, que es la aventura en sí), pueden ver ya en él bastantes tópicos acumulados: los dos amigos, los universitarios de viaje, el bebé entregado, la dama misteriosa, la pendencia entre embozados… demasiada acumulación para llegar a buen puerto.

De todos modos tampoco hace Cervantes aquí gala de los detalles a los que nos tiene acostumbrados (todo es muy típico, quizá demasiado), y quizá sea por eso que la novela parece una obra menor. Menor pero entretenida, eso sí, como aventura por la aventura, una historia en absoluto despreciable.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s